Share the joy
FacebookTwitterGoogle PlusLinkedinPrintEmail

 

Ocurrió un nuevo accidente ocasionado por la explosión de un tubo de GNC en Santiago del Estero. Consejos para los dueños de automóviles que funcionan con gas.

GNC_0

 

Tras una nueva explosión de un tubo de GNC mientras se cargaba en una estación de servicio, en Santiago del Estero, los especialistas volvieron a insistir en los controles periódicos para evitar accidentes.

 

Ayer se conoció la noticia de una mujer que sufrió la amputación de sus dos piernas a causa de la explosión de un auto cuando cargaba GNC en una estación de la ciudad La Banda de Santiago del Estero.

 

Mónica Valoy (28) viajaba como acompañante del auto Dogde 1500 junto a su pequeño hijo, su pareja y el conductor del vehículo. Al llegar a la estación de servicio, la mujer descendió del vehículo y llevaba en brazos al niño.

 

Cuando la playera conectó la manguera en la parte frontal del auto, el mismo estalló violentamente. Por la onda expansiva, se rompieron los vidrios de los comercios de la estación.

 

Este hecho no es nuevo, ya que cada año ocurren situaciones similares en diferentes ciudades del país. Sin embargo, si uno cumple con las verificaciones pertinentes, no debería haber motivo de alarma.

 

“En este caso en particular, que recién me entero por las noticias, no tengo conocimiento qué pasó. Pero sí aseguro que todos los accidentes que han ocurrido en el país con el tema del gas se debieron generalmente por gente que no cumplió con las normativas de Enargas. Es decir, gente que no hizo los ensayos que correspondían, o no hicieron la revisión anual de la oblea”, señaló Elidio Antonio Miotti, ingeniero y representante técnico del centro de reprueba de cilindros de GN y PEC.

 

“Ha ocurrido en Buenos Aires un accidente en el que murieron dos personas, que era un cilindro rechazado por el centro de reprueba, que le hace un corte al tubo. Y el señor, para usarlo, le hizo un parche, lo soldó. Entonces cuando cargó gas, explotó”, recordó Miotti, sobre otro caso.

 

“Otros casos son los de cilindros que son para gas licuado –que es una presión menor– y que han intentado cargar GNC, que tiene una presión de 200 bar. Entonces el cilindro no resistió la presión para la que ?está calculado”, explicó el ingeniero.

 

Miotti sostuvo que si se cumplen los controles indicados por Enargas, estas explosiones no debieran ocurrir.

 

Qué hacer

 

Los controles que se deben realizar son: cada cinco años se debe llevar el cilindro a un centro de reprueba donde los especialistas realizan controles interiores, externos, ensayos, prehidráulica, control de espesores, si hay fisuras, etcétera. Si supera la prueba, se prolonga la vida útil del cilindro cinco años más y, en caso contrario, se lo retira.

 

Además, cada año se debe controlar el auto para ver si el equipo de GNC está en condiciones, si está bien instalado, si no hay pérdidas de gas, etcétera.

 

Los talleres de instalación de equipos de GNC deben estar habilitados por Enargas y haber pasado los controles de ?PEC (productos de equipos completos).

 

“Nosotros hacemos controles de gases mediante una detección con espuma. También sobre cómo está instalado el equipo de GNC: que no esté cerca de un centro de ignición como la batería o algún cable que esté rozando algún caño de gas, entre otras cosas”, indicó Augusto Olano, jefe técnico de Oyrsa GNC. Y añadió: “Se tienen que reunir condiciones físicas –la cantidad de poco aire que haya y mucho gas que pierda– para que pueda explotar. En una cochera cerrada puede ser, pero al aire libre es difícil”.

 

Sobre si el conductor puede percibir algún problema, Olano sostuvo que puede llegar a percibir olor a gas o escuchar algunas válvulas que hacen ruido cuando hay mayor presión. En ese caso debe acudir urgente a un taller de instalación y revisión de equipos de GNC.

 

Otro consejo al momento de cargar GNC en la estación: “Yo veo que mucha gente, cuando se baja del auto a cargar gas, se queda apoyada sobre el baúl del auto. Yo recomendaría alejarse unos metros por cualquier problema que surja”, recomendó Miotti.

 

Controles

Tubo de gas. Cada cinco años se debe llevar el cilindro a un centro de reprueba para controles. Si supera la prueba, se prolonga la vida útil del cilindro cinco años más, y, si no, se lo retira.

 

Equipo de GNC. Cada año se debe controlar el automóvil para ver si el equipo de GNC está en condiciones, si está bien instalado y si no hay pérdidas de gas.

 

Talleres de instalación. Deben estar habilitados por Enargas.

 

Carga. Recomiendan que la gente no se apoye en el baúl al cargar el gas. Es mejor alejarse unos metros del auto.

Fuente: La Voz


Share the joy
FacebookTwitterGoogle PlusLinkedinPrintEmail